Archivos Mensuales: junio 2013

#4Wine apoyando la 3ª edición Masroig Vino Solidario 2013

                          “Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas”

Conceptos como la esperanza, la ilusión, el optimismo y la solidaridad dentro y fuera de una botella. Proyectos así te hacen comprar y degustar una botella de vino desde un punto de vista y sentimiento diferente.

doble

Desde el #4Wine nos sumamos a la causa con la divulgación de esta acción y os animamos a todos a colaborar con la 3ª edición de Masroig Vino Solidario 2013, una iniciativa llevada a cabo por siete bodegas de El Masroig (D.O Montsant) para la Obra Social San Juan de Dios de Barcelona y de la que ya se han recogido cerca de 40.000 € en las dos pasadas ediciones.

El 8 de Junio se presentó esta actividad solidaria apadrinada por la escritora Empar Moliner y Quim Vila de Vila Viniteca y cuya captación de fondos va destinada a la investigación del cáncer infantil.

Quim y Emparniños

Las siete bodegas participantes unen esfuerzos para contribuir a los avances de la investigación médica del cáncer infantil al mismo tiempo que ensalzan el tremendo valor de la solidaridad enmarcado en el territorio de El Masroig. Las bodegas son: Orto vins, El Vi a Punt, Celler El Masroig, Coca i Fitó, Dit Celler, Cellers Can Blau y Mas de L’Abundància.

En el diseño de las divertidas etiquetas del vino solidario han participado alumnos de 5 escuelas del Priorat así como pacientes de la unidad de oncología infantil del Hospital San Joan de Déu.

Las botellas fueron puestas a la venta durante la feria ya celebrada pero aún se pueden adquirir y con ello contribuir a la solidaria causa a través de este enlace de Vila Viniteca por tan solo 12.10 € la botella. De momento se han recogido 23.000 euros. Esperamos que sean muchos más. ¡El vino es vida!

Isabel

Anuncios

#4Wine y @DO_Original en Mas Rodó

Hacía mucho tiempo que habíamos comentado las ganas que teníamos de visitar Mas Rodó con las 4wine, pero hacer coincidir las agendas de todas se estaba convirtiendo en una tarea imposible. Así que, ante la inminente partida de Eva a dar la vuelta al mundo, finalmente nos decidimos a hacer una visita casi improvisada nosotras dos. Oriol Sala, que acababa de volver de uno de sus viajes por el mundo para promocionar su vino, nos lo puso muy fácil y se adaptó a nuestro limitado horario. Nos recibió a las 18h en la bodega situada entre Sant Pere Sacarrera y Sant Joan de Mediona. En primer lugar nos dirigimos a su maravillosa terraza donde sólo te apetece sentarte y detener el tiempo. La terraza está situada encima de uno de sus viñedos, donde se encuentran cepas jóvenes de 8 años de edad de distintas variedades. Entre ellas el verdejo, variedad con la que están experimentando y según nos contó Oriol, con resultados sorprendentes. La bodega cuenta con unas 30 Ha de viñedo situadas en los alrededores y 100 Ha de bosque.

image

A nuestra espalda teníamos la bodega, finalista en los premios FAD de arquitectura y diseñada por su hermano. Habíamos visto fotografías de la bodega, y debo decir que aun es mejor en directo, merece la pena visitarla. La integración en el entorno es exquisita y los materiales han sido escogidos, no sólo con esa finalidad, sino con la intención de limitar las tareas de mantenimiento. La ventana al viñedo se perfila con un color verde que pretende ser una extensión del entorno hacía  la bodega, proyectándose así, hacía el interior, donde éste es el color predominante. Al dirigirnos hacia la entrada de la bodega pudimos apreciar algunos elementos de la Masía original del siglo XVIII que han sido rehabilitados.

image[1] image[3] image[2]

La primera impresión al entrar en la bodega es de amplitud y pulcritud, con un diseño cuidado hasta el último detalle, realmente parece que no se elabore vino, hay que volver en época de vendimia para ver la vorágine de esos días. Oriol nos explicó como elaboran sus vinos, desde el trabajo en el viñedo donde miman la vid y limitan su producción, hasta la recolección manual y la posterior selección de las mejores uvas.

image[8]image[5]image[7]

En la sala de barricas tuvimos el placer de probar la añada 2011 de un monovarietal de cabernet sauvignon al que de momento denominan Top y que aún no se ha comercializado. Se seleccionan las tres mejores barricas, se dejan 24 meses  y posteriormente se afina en botella un mínimo de otros tantos meses. La experiencia fue increíble, el vino promete un resultado espectacular, tanino suave, fruta roja madura, balsámicos y una buena acidez que le augura un gran futuro. También probamos directamente de barrica el Merlot de la pasada añada 2012, fruta roja con una buena acidez.

La visita la terminamos en su sala de catas con una agradable charla sobre los entresijos de la exportación mientras íbamos probando la Montonega, el Macabeu acabado de embotellar y el Cabernet que se encuentra ahora en el mercado 2009.

Sandra Pérez Torras

@sptorras

Responsable de @DO_Original

#4wine en el inicio de la actividad “Vins amb historia” del Bar a Vins de @MoritzBarcelona

El Bar a Vins de la Fabrica Morit empezó en el mes de abril una actividad nueva que desarrollarán el último jueves de cada mes.

La actividad es “Vins amb Història” en la que el historiador Jordi Creus y el sommelier Xavier Ayala nos guiarán a través de la historia del mundo y los vinos.

IMG_9734

La primera sesión fue el 25 de abril y Jordi Creus nos estuvo explicando la historia a través de dos protagonistas: Julio Cesar y Cleopatra que han pasado a la historia en letras mayúsculas.

“Empezamos situándonos en Alejandría en el siglo 48 a.C. momento en el que recientemente se había acabado la guerra contra Roma entre Julio Cesar y Pompeyo y justo en Egipto empezaba la guerra civil entre Ptolomeo y Cleopatra, marido y mujer, además de faraones y hermanos. Inicialmente la guerra la iba ganando Ptolomeo y es cuando César se instala en Alejandría para hacer de intermediario entre los dos hermanos. Ptolomeo sitia Alejandría para que Cleopatra no pueda hablar con César, pero ella rompe el sitio escondida en una barca llevada por un sirviente fiel y se presenta delante de César envuelta en una alfombra.

Por lo que parece Cleopatra no era tan guapa como la pintan en Hollywood (recordad que en el cine la interpretaba Elisabeth Taylor). Según Plutarco no era guapa pero su manera de ser enamoraba a quien se le ponía delante, y cuentan que eso es lo que pasó, o igual también puede ser que le interesara estratégicamente a César.

En cuanto Ptolomeo muere, Cleopatra se vuelve a casar, esta vez con el hermano pequeño que también se llamaba Ptolomeo (este era el XIV) y a la vez, inicia una vida en común con César. Su vida conyugal estuvo repleta de banquetes en los que se solía comenzar bebiendo cerveza y se continuaba bebiendo vino tinto, que en ese momento, era la bebida de las élites (el pueblo llano bebía cerveza). En Egipto tenían gran variedad de vinos: había blancos, tintos, dulces o también de higos que lo hacían añadiendo higos al vino caliente.”

Es en este momento de la historia en que Xavi Ayala nos presenta el primero de los vinos que podremos catar: se trata de una escenificación del vino de higos que tomaban en esos banquetes, para el que han macerado un vino de Pedro Ximénez con higos, que la verdad estaba bastante bueno.

IMG_9744

Siguiendo con la historia, Jordi Creus continúa explicándonos los orígenes del vino. Nos cuenta que los estudiosos del tema no se acaban de poner de acuerdo con el origen de la viña y la producción del vino. Parece ser que en la parte del Kurdistán es donde se empezó a plantar viña seriamente y la civilización que ya planifico hacer vino fueron los sumerios. Lo que sí se sabe del todo cierto, es que en el Egipto de los grandes faraones se bebía vino ya que en muchos monumentos se pueden ver escenas relacionadas. En esa época bebían vino sobre todo las clases dirigentes o sacerdotales y lo elaboraban fermentando en recipientes de fango para después pasarlo a ánforas.

De Egipto el vino paso a Grecia que se hizo popular entre las clases más favorecidas, aunque a veces se mezclaba con agua ya que había tratados en contra de las borracheras. De Grecia ya pasó a toda la cuenca del Mediterráneo. En esa época no sólo mezclaban el vino con agua dulce, sino que también lo hacían con agua salada, resina, miel, perfumes o también pimienta.

Mientras tanto Xavier Ayala nos introduce el segundo de los vinos que vamos a catar; un vino macerado en frío durante tres días con cuatro especias (pimienta, clavo, canela y anís estrellado) en una base de vino de garnacha.

Degustando este vino seguimos escuchando la historia que nos cuenta Jordi Creus.

Cuando Grecia se convirtió en provincia romana el vino se expandió, y el dios griego Dionisio se convirtió en Baco. En este momento el vino deja de ser un producto exclusivo para las clases altas y comienza a poderlo beber todo el mundo. Dice un estudio que se bebían 270 litros por persona y año, algo muy pero que muy distante de lo que se bebe actualmente: en España rondan los 15 litros por persona y año.

A los romanos les gustaba mucho el vino blanco por lo que blanqueaban el vino tinto con sangre de puerco, clara de huevo, cola de pescado… y además se mezclaba con especias ya que el vino romano era muy áspero.

A medida que se iba conquistando La Galia se iba plantando viña. En ese tiempo además el barril empezaba a rivalizar con el ánfora.

Lo que hoy es Cataluña no fue una excepción y todo el territorio entre el Empordà y Tarraco (Tarragona) se llenó de viñas. En la época del César la ciudad más importante era Tarraco, tanto es así que en la época de Augusto se convirtió en capital de Roma.

En Barcino (Barcelona) se hacía piedra en Montjuic, también tenía fama el garum que era una salsa de pescado pero en cambio el vino en la antigua Barcelona era muy malo y muy diferente del gran vino que elaboraban en Tarraco. La ventaja que tenía el vino de Barcino es que era muy barato y por lo tanto se vendía toda la producción. Gracias a excavaciones en la Plaza del Rei en Barcelona se han encontrado restos de donde se hacía este vino.

Relacionado con la llegada del vino a las clases populares pasamos a catar el tercero de los vinos, un vino para el día a día, en este caso un vino de garnacha de la cooperativa del Masroig envasado en Bag in Box. Este es un vino con la acidez muy marcada.

Continuamos con la historia en la que nos explican que Julio César era del bando popular o progresista y que la guerra en Roma surge porque César va cogiendo más protagonismo debido a las guerras de la Galia. Es por esto que Pompeyo lo declara proscrito pero César va hacia Roma con sus tropas y el pueblo lo aclama, por lo que Pompeyo tiene que marcharse y es cuando empieza la guerra, de la cual uno de los momentos claves es la guerra de Ilerda (Lleida), en la que durante la batalla llovió tanto que el río Segre inundó el campamento del César pero esto no impidió que ganara y que las batallas se traspasaran a Grecia donde había una proporción de 7 soldados de Pompeyo por cada soldado de César. Aun así César ganó la batalla de Farsalia y Pompeyo se fue a Egipto a pedir ayuda a Ptolomeo, pero este lo mató ya que no quería ir con el caballo perdedor y eso hizo que César nunca le perdonara a Ptolomeo que matara a un igual aunque fuera su enemigo.

En este momento, catamos un vino del Montsant, el Atroses de garnacha de Joan Anguera. Es un vino que no pasa por barrica y está hecho con rapa como se hacía ancestralmente.

Seguimos con el final de la historia de César y Cleopatra y el asesinato del César por parte de los seguidores de Pompeyo. Cleopatra para salvarse se alía con Marco Antonio y comienza otra guerra entre este y Octavio (que posteriormente será el primer emperador de Roma con el nombre de Augusto). Al ver que perdía, Marco Antonio se mata con la espada y Cleopatra con veneno diluido en una copa de vino.

Con esto catamos el último de los vinos en honor a la guerra que se disputó en Lleida. Tomamos un Vino de Castell del Remei de la DO Costers del Segre, es el vino 1780 que tiene dos años de crianza y está elaborado mediante coupage de tempranillo, cabernet sauvignon, merlot, syrah y garnacha.

IMG_9743

La verdad es que esta actividad propuesta por el Bar a Vins de Moritz Barcelona es muy interesante y vale la pena asistir así que espero poder volver a finales de este mes.

Eva